Biografías


Hermilio Valdizán


Médico, investigador, sociólogo, periodista, Hermilio Valdizán nacido en Huánuco (1885-1929)

Gracias a Hermilio Valdizán los pacientes del Asilo Colonia de la Magdalena (hoy hospital Víctor Larco Herrera) dejaron de lado las camisas de fuerza, el cepo y "otros métodos" y recibieron un trato más humano con sistemas científicos.

Valdizán logró este cambio en el tratamiento de los enfermos mentales gracias a los conocimientos adquiridos en las clínicas psiquiátricas de Francia, Suiza e Italia donde trabajó y recibió las enseñanzas de los destacados maestros Murri y Santé de Sanctis.

Imbuido de las nuevas tendencias médicas de Europa, Valdizán completó su trabajo de reforma en el asilo logrando el cambio de religiosas por profesionales y personal laico capacitado para la asistencia de los enfermos mentales.

La mayor parte de su vida profesional como médico lo dedicó al impulso del tratamiento mental en los peruanos. Fue el iniciador de los peritajes médicos legales psiquiátricos en el Perú, estableció el seminario psicopedagógico destinado a orientar a los maestros peruanos en los problemas de la psicología, fue igualmente el creador del Movimiento de Higiene Mental en el Perú y profesor de Jurisprudencia Médica en la Facultad de Derecho de la Decana de América.

Otro de sus importantes aportes fue la creación del consultorio de enfermedades mentales y nerviosas del hospital Dos de Mayo; asimismo, fundó la cátedra de Enfermedades Mentales y Nerviosas de la Facultad de Medicina de San Marcos, organizando la enseñanza de acuerdo a los postulados pedagógicos que estudió en Europa.

Dentro de su producción bibliográfica, aproximadamente 150 artículos, sobresale el Diccionario de la Medicina Peruana, que reúne copiosa información biográfica, bibliográfica, etimológica, folclórica y médica; también logró editar el primer volumen del diccionario de la Medicina Peruana.

Entre los numerosos libros legados por Valdizán podemos mencionar La psiquiatría en el Perú, Hogar y fragilidad mental, Los problemas médicos en el matrimonio, así como Apuntes para la bibliografía peruana.

Honorio Delgado


Psiquiatra, filósofo, investigador, lingüista, escritor, maestro, nacido en la Ciudad Blanca de Arequipa (1892-1969), para sus colegas de profesión, fue el psiquiatra de mayor renombre en el continente y figura eminente de la especialidad en el mundo. Ha sido considerado entre los veinte peruanos del siglo XX.

Estudió Medicina en la Universidad Mayor de San Marcos y obtuvo el grado de bachiller en Medicina con la tesis “El psicoanálisis”. En 1924 fue nombrado médico-jefe de Servicios del Hospital Víctor Larco Herrera, donde laboró durante cuarenta años.

Honorio Delgado fue el primero en difundir las teorías psicoanalíticas en el Perú y uno de los primeros en la lengua hispana, escribió a favor de las ideas eugenésicas, en boga en la primera mitad del siglo XX78 y fue uno de los primeros en difundir en el Perú las ideas del movimiento de higiene mental, iniciado por el psiquiatra norteamericano Clifford Bears en 1908.

Introdujo en el Perú muchos de los tratamientos biológicos en la psiquiatría. Como interno del Hospicio de Insanos, en 1917, utilizó el nucleinato de sodio para el tratamiento de la agitación en la manía y en la esquizofrenia, y en 1919, reportó el uso de luminal para el control de las crisis convulsivas. También introdujo en el Perú el primer fármaco antipsicótico, la clorpromazina, en 1953, un año después de su aparición en Francia. Fue uno de los 31 psiquiatras fundadores en Zürich del Collegium Internationale Neuro-Psychopharmacologicum (CINP) en 1957.

Honorio Delgado es también considerado como uno de los fundadores de la psicología en el Perú. La psicología para Delgado era una disciplina independiente, pero a la vez una disciplina filosófica, no solo por "los problemas metafísicos que implica la conciencia", sino además porque esta última "abarca la totalidad de la experiencia" y constituye "la esfera de actualización del espíritu"; le compete además a la psicología la interpretación de la mente, como un "riguroso y sobrio esfuerzo del espíritu", con la intervención de la intuición inmediata y el pensamiento lógico.

En 1962, ya al borde de los 70 años, fue uno de los fundadores de la Universidad de Ciencias Médicas y Biológicas Cayetano Heredia, que lo eligió como su primer rector para el período 1964-1966.

Escribió más de una veintena de libros: El médico y la sociedad, Psicología (seis ediciones), La medicina y el alma, y De la cultura y sus artífices, entre los principales, y más de 400 artículos sobre psicología y psiquiatría

Carlos Alberto Seguín


Nacido en la Ciudad Blanca de Arequipa (1907-1995), se graduó como Médico en Argentina y a los 24 años, en la prestigiosa editorial Ateneo, publicó su primer libro titulado “Tratado de Farmacología y Terapéutica”, un texto de necesaria consulta para estudiantes y especialistas.

Si bien tuvo éxito como médico, Seguín sintió una atracción especial por la Psiquiatría, especialidad que cultivó con profusión, la misma que reforzó con las lecturas de las obras de Sigmund Freud y las observaciones que realizaba en sus pacientes.

“Curanderismo, psicoterapia, sugestión”, fue el nombre de un artículo que escribió cuando aún estudiaba medicina y que marcó el inicio de Seguín por continuar con sus investigaciones sobre psiquiatría, psicoterapia y psiquiatría folklórica.

Al regresar al Perú en 1940, trabajó en el Hospital Obrero de Lima como psiquiatra adjunto al servicio de Medicina. Posteriormente, viajó a Estados Unidos para incorporarse al Instituto Neuropsiquiátrico de Harford donde recibió un entrenamiento sistemático en psiquiatría dinámica.

Con nuevos conocimientos y experiencias, creó el Servicio de Psiquiatría en un hospital general de Lima, el primero en toda Latinoamérica y parte del mundo; y creó el departamento de Ciencias Psicológicas en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en 1962.

Destacado personaje de la Psiquiatría en el Perú y Latinoamérica, introdujo los grupos psicoformativos que "se constituyeron en la más seria y sistemática respuesta para resolver el problema de las ansiedades movilizadas en los estudiantes de Medicina por la tarea de su formación médica".

Pionero en el entrenamiento sistemático e integral de psiquiatras en el Perú, ha publicado también “Freud, un gran explorador del alma”, “Existencialismo y psiquiatría”, “Introducción a la medicina psicosomática”, “Amor y psicoterapia”, entre otros estudios. Es autor, además, de numerosos ensayos, poemas, cuentos, como también de aproximadamente de 500 artículos periodísticos.

Humberto Rotondo Grimaldi


Destacado psiquiatra peruano (1915-1985) considerado el iniciador, productor y ejecutor de las acciones de Psiquiatría Comunitaria en el Perú. En 1964 comienza las primeras acciones de seguimiento de casos, atención y control en la comunidad, con un programa de visitas domiciliarias que dirigía la enfermera Gloria García. Posteriormente, en 1968, con la misma enfermera, inicia un programa educativo para familiares de pacientes, con la participación de alumnas de enfermería y en 1971, diseña un programa de Psiquiatría Comunitaria con dos focos de aplicación: cono norte y cono sur de Lima.

Rotondo trabaja, además, en la cátedra de Psiquiatría de la Facultad de Medicina (UNMSM) al mismo tiempo que desarrolla actividades de campo, hasta antes de su muerte. Su preocupación sobre el tema es constante, culminando con un hito más, al lograr la sectorización de la atención psiquiátrica en Lima Metropolitana.

Es una de las figuras más destacadas de la psiquiatría peruana, su vida y obra están indisolublemente ligadas al Hospital Hermilio Valdizán, del cual fue su principal animador y a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en cuyo seno realizó una fecunda tarea como formador de médicos y de especialistas en psiquiatría y en otras áreas de la salud mental.

Su incesante proceso de reflexión y creación lo llevó a descollar en otros ámbitos del quehacer intelectual. Como auténtico hombre de ciencia fue un agudo observador de la realidad, de la que intentaba aprehender su esencia sin caer jamás en posturas reduccionistas, consciente de que las hipótesis que construimos deben ser sometidas a una constante verificación y que los datos que nos informan de un hecho cualquiera son susceptibles de lecturas a veces contradictorias, expresión de la singularidad y creatividad del espíritu humano.

Rotondo dio pruebas de su capacidad como investigador al realizar, junto a un selecto grupo de profesionales, una investigación epidemiológica en una zona en desorganización social, la desaparecida barriada de Mendocita, obra que rebasa los límites de la psiquiatría para erigirse en un modelo de la investigación psicosocial en el Perú.

Puede decirse que este trabajo anticipa muchos de los problemas que luego se hicieron acuciantes y motivaron estudios complementarios o ampliatorios -desde diferentes perspectivas- en los dominios de la psicología, la psiquiatría y las ciencias sociales, tales como la interrogación acerca de la naturaleza de las relaciones entre la organización social y la enfermedad mental, o sobre el perfil organizacional y el modo de funcionamiento de las familias de los sectores populares, o en torno al impacto de la pobreza sobre la configuración de la personalidad, o el efecto de los procesos migratorios sobre el tejido social, la familia y el individuo, o sobre la magnitud y las manifestaciones de la violencia doméstica, o en cuanto al papel psicoprotector de las redes sociales de soporte, etc, problemas todos ellos que nos remiten inevitablemente a su obra magna, punto de partida de la moderna psiquiatría social en el Perú.